lunes, 21 de abril de 2008

¡Viva el mal, viva el capital!


He rescatado de mi memoria gracias a las bondades de Internet un programa que todo el mundo que haya vivido en los ’80 en este país recordará y, en gran medida, seguramente añore. Sobra decir que programas como este hoy son, sin más, imposibles de ver o concebir en la oferta televisiva actual. Por una parte, nadie los produciría y casi con total seguridad ninguna cadena se atrevería a emitir; por otra, dudo que fuese a tener una acogida siquiera similar a la que tuvo en aquel entonces. Esto no ya por el formato, que por supuesto podría adaptarse a la actualidad sin mayores complicaciones, sino por su discurso ideológico fuertemente crítico contra el Sistema y todo lo que este envuelve.

En la actualidad, creo que la gente podría aburrirse o no comprender íntegramente tanto el sentir hondamente crítico del verso y las situaciones de los electroduendes como la sucesiva burla ácida tanto hacia mitos propios de la cultura occidental como hacia el sistema capitalista y las injusticias y las contradicciones que este presenta. Frases que marcaron toda una generación tipo “lucho contra el Estado y casi siempre salgo muy mal parado”, “viva el mal viva el capital”, “no somos revolucionarios, sólo queremos ser explotados por un empresario” u oírse cosas como “por solidaridad con el jefe del imperio” al tiempo que aparece una fotografía de Ronald Reagan con la bandera estadounidense detrás suyo, son realmente difíciles de imaginar en la televisión o los medios actuales.

Ejemplos como este muestran que la sociedad se ha desideologizado a un ritmo vertiginoso. Quizás este tipo de programas no tengan cabida a día de hoy, no sólo ya por los impedimentos que pudieran encontrar, sino, simplemente, porque la sociedad ha sido moldeada de tal modo que ya no resulta receptiva, o incluso tiende a menospreciar, este tipo de discursos. Y no me refiero ya al público infantil al que iba en principio dirigido el programa, sino al espectro social en el sentido más amplio.

Antes, cuando Felipe González hacía el llamamiento al voto útil, lo hacía diciendo que, en su opinión, “el voto debería servir para transformar la sociedad”; hoy, este mismo llamamiento, se realiza advirtiendo: “cuidado; puede ganar la derecha”. De cualquier forma, una diferencia de forma, no de fondo y, dicho sea de paso, tal voto nunca fue empleado para transformar la sociedad, al menos no en los términos progresistas que pretendía dar a entender el ex presidente.

Tras ver esto, uno podrá darse inmediata cuenta de lo mucho que ha cambiado la sociedad española; en este sentido, a peor, por supuesto.


La Bola de Cristal; los electroduendes:

http://www.youtube.com/watch?v=kcE41G1XSYM&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=BN1nOKgEbUY&NR=1

http://www.youtube.com/watch?v=sWgSPo4zEvA

http://www.youtube.com/watch?v=hhFIhiPwnMY&feature=related

2 comentarios:

ana dijo...

"viva el mal, viva el capital, viva la deuda social!!que mala pero que mala soy"
supuestamente lo quitaron porque no era para niños... en fin, y los simpson si? simplemente hacia que la gente pensase y viendo la parrilla televisiva del momento el principal interes es que las personas sean oveyas, que no piensen. y todo eso se ve en la sociedad en la que vivimos que como muy bien dices esta totalmente desidiologizada.
ay que pena!

John Cornford dijo...

en unos días voy a colgar un par de articulos q encontre por casualidad q publicaron en Publico. ya veras, porq no tienen desperdicio, uno es de Santiago Alba, el guionista principal de la bola de cristal.

un beso.